divendres, 20 d’octubre de 2017

Café: por qué es bueno o malo tomarlo



El café es un producto mundialmente conocido, es la segunda bebida más consumida por detrás del agua. Por este motivo, es objeto de estudio sus efectos tanto a favor como contras de su consumo y que conviene que conozcamos. Nos aporta un punto de energía debido a la cafeína que es una sustancia que actúa en el cerebro, bloqueando un neurotransmisor; que a su vez hace que aumenten otras sustancias como la dopamina o la norepinefrina, que nos hacen sentir más dinámicos y despiertos.

Pros y contras de tomar café

Abusar de él puede dañar nuestra salud, por eso quienes entienden, aconsejan tomarlo de forma ocasional, y más de dos tazas ya puede afectarnos de forma negativa nuestro sistema nervioso, aunque, no todos lo toleramos igual, ese es el límite que debemos conocer cada uno.. El café en su justa medida tiene efectos positivos. 

La cafeína la absorben más despacio las personas mayores por eso sus efectos pueden durarles más tiempo. 

El café descafeinado mantiene las mismas propiedades contra enfermedades hepáticas y neurodegenerativas. 

El café es un diurético que arrastra muchas vitaminas y minerales, y nutricionalmente, no nos aporta nada. 

El café refuerza los efectos de los analgésicos, porque potencia sus efectos y activa la respuesta de algunos medicamentos, por eso muchos medicamentos llevan cafeína en su fórmula. 

El consumo de café y más si abusamos de él, está relacionado con algunos dolores de cabeza.
Los filtros de café absorben unas determinadas moléculas que hacen aumentar los niveles de colesterol. 

Hay estudios dicen que el consumo de café reduce el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, aunque la evidencia científica no está probada totalmente.

Su consumo puede dañar el tracto gastrointestinal y puede llegar a producir úlceras o diferentes irritaciones en el estómago e intestino. Además puede producirnos agitación y ansiedad, dos estados de ánimo que afectan directamente el sistema digestivo. En contraposición a esto, al tomar café se libera una hormona llamada gastrina, que activa el proceso digestivo.

Hay pruebas que indican que el magnesio y el cromo que hay en el café, estimulan la insulina, que regula el azúcar en la sangre lo que favorecería el tratamiento de la hepatitis.

Contiene un ácido, que impide la absorción de glucosa en el intestino y mejora su metabolismo, lo que puede ayudar a personas con diabetes. También actúa sobre los niveles de estrógenos y testosterona pudiendo ayudar a prevenir la diabetes de tipo 2.

Otro beneficio que se le atribuye, es que quienes beben 3 o 4 tazas de café al día tienen menos riesgo de desarrollar enfermedades neurovegetativas como el Alzheimer o ciertas demencias.

Tiene propiedades antioxidantes, que nos protege de los radicales libres, que contribuyen al envejecimiento de la piel. También se utiliza en cosmética, porque favorece la circulación.

Es un antiinflamatorio natural, al favorecer la circulación sanguínea. Útil en dolores crónicos, como el dolor de espalda, cuello u hombros, normalmente provocados por alguna inflamación, actuando como analgésico natural.

Dicen que quienes toman café a diario tienen hasta un 20% menos de probabilidades de tener depresión.

Aunque no se sabe por qué, se ha probado en experimentos que quienes consumen habitualmente café tienen hasta un 50% menos de probabilidades de padecer cirrosis.

Aunque se dice que el café es malo para el sistema cardiovascular, se ha comprobado que su consumo habitual pero moderado, puede reducir las posibilidades de padecer un infarto, y esto es porque reduce el calcio en las arterias.

Aunque como he citado, el café tiene algunas ventajas, un exceso de cafeína puede ser malo para el cuerpo, en el equilibrio está la clave.

Contraindicaciones del café:

Algunas de las contraindicaciones que tienen su consumo abusivo: 

Aumenta el ritmo cardíaco con palpitaciones.
Aumenta la tensión arterial.
Puede producir acidez estomacal.
Puede producir nervios y ansiedad.
Puede causar Insomnio.
Un aumento de la necesidad de orinar.
Molestias gastrointestinales.
Úlceras estomacales.
Dolor de cabeza.
Más estrés.
Cambios de humor, irritabilidad.
Más apetito o pérdida de este.
Diarrea o estreñimiento.

La adicción que genera es una sensación de dependencia, pero nada que ver con el efecto de las drogas o la nicotina. El café es, solo un estimulante. Llegó a considerarse una sustancia dopante durante unos años y estuvo prohibido en el deporte, después cambiaron las reglas y se autorizó a tomar solo una cierta cantidad.

El descafeinado no tiene ninguna contraindicación grave, como mucho un suave efecto laxante si lo tomamos en grandes cantidades.

El café no engorda y es mejor tomarlo solo, sin azúcar ni sacarina, además de no ser aconsejables para la salud, estos, desmerecen el sabor amargo del café.

Más de cuatro tazas cada día pueden dañar los huesos, principalmente en mujeres con menopausia. La cafeína y otras sustancias similares pueden desequilibrar el calcio.

El consumo moderado de cafeína durante el embarazo se considera seguro, pero dosis altas pueden llegar a provocar un aborto involuntario.

JOSEP MASDEU BRUFALNaturópata

Fuente: Naturopatia

--
Carmen Gómez Jácome
619791539
carmen@terapiesagranollers.com

Terapies a Granollers
Constelaciones Familiares, Terapia Integrativa, Flores de bach, Reiki, Naturopatía, Kinesiología, Homeopatía, Osteopatía, Masajes, Reflexología podal.

[Web] http://www.terapiesagranollers.com
[Twitter]https://twitter.com/TerapGranollers
[Facebook]https://www.facebook.com/terapiasgranollers

Plaça Arts, 2

08401 Granollers

--

dimecres, 18 d’octubre de 2017

LO QUE VA... REGRESA


Su nombre era Fleming, y era un granjero escocés pobre. Un día, mientras intentaba ganarse la vida para su familia, oyó un lamento pidiendo ayuda que provenía de un pantano cercano. 
Dejó caer sus herramientas y corrió al pantano. Allí, encontró hasta la cintura en el estiércol húmedo y negro a un muchacho aterrado, gritando y esforzándose por liberarse. 
El granjero Fleming salvó al muchacho de lo que podría ser una lenta y espantosa muerte.

Al día siguiente, llegó un carruaje elegante a la granja. Un noble elegantemente vestido, salió y se presentó como el padre del muchacho al que el granjero Fleming había ayudado.

-"Yo quiero recompensarlo", -dijo el noble. -"Usted salvó la vida de mi hijo".-

-"No, yo no puedo aceptar un pago por lo que hice", - el granjero escocés contestó.

En ese momento, el hijo del granjero vino a la puerta de la cabaña.

-"¿Es su hijo?" - el noble preguntó.

-"Sí", - el granjero contestó orgullosamente.

-"Le propongo hacer un trato. Permítame proporcionarle a su hijo el mismo nivel de educación que mi hijo disfrutará. Si el muchacho se parece a su padre, no dudo que crecerá hasta convertirse en el hombre del que nosotros dos estaremos orgullosos". - Y el granjero aceptó.

El hijo del granjero Fleming asistió a las mejores escuelas y, al tiempo, se graduó en la Escuela Médica del St. Mary's Hospital en Londres, y siguió hasta darse a conocer en el mundo como el
renombrado Dr. Alexander Fleming, el descubridor de la Penicilina.

Años después, el hijo del mismo noble que fue salvado del pantano estaba enfermo de pulmonía. ¿Qué salvo su vida esta vez?... La penicilina.

El nombre del noble... Sir Randolph Churchill. El nombre de su hijo... Sir Winston Churchill.

Alguien dijo una vez: Lo que va, regresa.

--
Carmen Gómez Jácome
619791539
carmen@terapiesagranollers.com

Terapies a Granollers
Constelaciones Familiares, Terapia Integrativa, Flores de bach, Reiki, Naturopatía, Kinesiología, Homeopatía, Osteopatía, Masajes, Reflexología podal.

[Web] http://www.terapiesagranollers.com
[Twitter]https://twitter.com/TerapGranollers
[Facebook]https://www.facebook.com/terapiasgranollers

Plaça Arts, 2
08401 Granollers

dilluns, 16 d’octubre de 2017

Cómo Saber Cuándo te Habla la Mente y cuándo te Habla el Corazón

La voz de la mente eres tú hablándote a ti desde el ego; la voz del corazón es la vida indicándote el camino desde la unidad y saber reconocer las diferencias es esencial para ser feliz.





Sin duda, la mente es una gran aliada, sobre todo para cualquier cosa relacionada con la supervivencia, con lo más esencial, con los quehaceres del día a día… es lo que nos diferencia de los animales.

Pero hay una diferencia aún mayor en la que, desgraciadamente, nuestra patológicamente racionalizada sociedad todavía no ha profundizado nada, y es nuestro aspecto más sutil, más espiritual, algo que nos diferencia aún más de los animales.

Por ello, en las cuestiones del día a día, usar la mente es efectivo, pero en todo lo que se refiere a la felicidad auténtica (no a la alegría o el éxtasis momentáneo y frenético que tiene más que ver con la ansiedad y las adicciones que con la verdadera felicidad), resulta mucho más eficiente usar nuestra capacidad espiritual, o como se entiende coloquialmente, escuchar la voz del corazón.

El problema es que resulta difícil escuchar esa voz, sobre todo si nos hemos pasado la vida desoyéndola. Si no prestamos atención a nuestras necesidades más sutiles, las más importantes, las que dan sentido a nuestra vida, al final esa voz acaba por apagarse y resulta realmente complicado saber escuchar lo que nuestra alma nos está pidiendo y en muchos casos desesperados, al final tiene que producirse una enfermedad para que por fin nos detengamos a escuchar.

Para que no llegue ese punto extremo, te facilitamos algunas claves para dar un sentido más profundo a tu vida, un sentido que solo es tuyo y para ti y que descubrirás aprendiendo a escuchar lo que te pide el corazón.

No un cuerpo sino tres


Aquí en occidente solo distinguimos entre cuerpo y mente y además lo tratamos como si fuesen cosas diferentes sin comprender que somos mucho más que materia y que todo está íntimamente ligado. Todo lo que le ocurre al cuerpo tiene que ver con la mente (y más cosas) y viceversa.

La filosofía oriental lo contempla de otra manera. Es curioso que aquí consideramos pueblos como India o China o Japón civilizaciones más atrasadas en comparación con la nuestra cuando, en verdad, nos llevan mucha ventaja desde hace ya mucho tiempo.

Por mucho que nos creamos más evolucionados, lo cierto es que vivimos esclavos de los aspectos más básicos de la existencia: el dinero, el sexo, el éxito, los placeres, el ego… En cambio, las filosofías orientales llevan miles de años estudiando aspectos mucho más sutiles como la felicidad, la compasión, el universo, la existencia, el desapego. Por supuesto hay gente más y menos evolucionada en todas partes. No hablo de seres humanos concretos, sino de su filosofía que, en definitiva, me parece infinitamente más evolucionara que la nuestra.

En oriente (tanto en la práctica religiosa como en la medicina, como en todos los aspectos) se distinguen varios cuerpos: 

Cuerpo Espiritual: Es el más sutil de todos y el que nos conecta con el universo y con algo muy superior a nuestra propia individualidad.
Cuerpo Mental: En él se almacena la información más sutil y es un puente entre lo universal y lo particular, entre el alma y el cuerpo.
Cuerpo físico: Es el vehículo en el que viaja nuestra alma, la materia más densa

Pero el hecho de que se diferencien estos cuerpos, no quiere decir que estén separados. Más bien todo lo contrario. Todo tiene que ver con todo. Todo está relacionado y todo interactúa.
La mente no sirve para buscar la felicidad

Por mucho que en nuestra sociedad enferma de arrogancia se valore por encima de todo lo demás la razón, lo cierto es que si nos atreviésemos a ver el mundo sin esas gafas egocéntricas, nos daríamos cuenta de que los seres humanos distamos mucho de ser tan perfectos como la vida. Qué enorme arrogancia creer que hacemos las cosas mejor que la vida, que podemos superarla. No, no podemos. Hay algo muy superior a nosotros y nosotras y es precisamente cuando somos capaces de percibirlo que empezamos a no necesitar prácticamente nada para ser felices. Solo entonces podemos acercarnos a la felicidad.

La mente, como decía, sirve para la supervivencia y es por ello que la usamos cada día para encajar en el mundo, para hacer lo que creemos que debemos hacer para sobrevivir. Los seres humanos necesitamos la aceptación social, necesitamos que otros validen nuestras acciones. El problema es que nuestra sociedad está profundamente enferma (consideramos absurdo lo que hacen los africanos o los hindúes, y somos tan ignorantes que pensamos que lo que hacemos nosotras que es pasarnos la vida trabajando para empresas (entes abstractos cuyos propietarios son personas que ni siquiera conocemos), llenos de estrés, de tristeza, de adicciones, de cualquiera cosa menos paz y serenidad, adictos a productos y aparatos sin los que ya no podemos vivir y que, para poder tener, dejamos de vivir la vida y nos convertimos en esclavos que ni siquiera son conscientes de que lo son.
Imagina por un momento….

Imagina por un momento que todas las cosas que crees que tienen tanta importancia no la tuvieran en verdad. Imagina por un momento que fueras capaz de vivir sin tantas cargas, sin aparatos, sin productos, sin estrés, sin tantas responsabilidades; imagina que fueras capaz de vivir libre y feliz, en serenidad, con paz interior, sin prisa, sin adicciones, sin necesidades, con muy poco, haciendo muy poco, solo siendo feliz.

Imagina por un momento que no tuvieras que trabajar tanto, que todos los días fueran vacaciones, que no tuvieras que hacerlo todo perfecto como se nos exige en esta sociedad… que no tuvieras que ser guapa ni rica, ni lista, ni alta; que simplemente siendo tú, sin esforzarte en nada, todo fuese perfecto.

Imagina por un momento que hubiese algo superior que nos guía, que nos supera, que hay unas leyes universales que no elegimos sino que simplemente son. Imagina que ese algo superior (llámalo dios o diosa, vida, universo, como quieras) te quisiera feliz, te arropara y te fuese dando pistas para enseñarte el camino hacia la felicidad y el desapego.

Imagina por un momento que la forma en que se escuchan esas señales es a través de la voz interior, la voz del corazón, de la intuición.

Imagina que ese camino no tiene nada que ver con la lógica ni con la razón, sino con el amor y la felicidad, aunque no tenga ningún sentido para tu mente ni se parezca en nada a todo lo que has ido aprendiendo desde el colegio.

Imagina que la voz de la mente eres tú hablándote a ti desde el ego. Imagina que la voz del corazón es la vida hablándote desde la unidad.

Cómo diferenciar la voz de la mente de la voz del alma

Imagina por un momento que esta historia que te estoy contando fuese verdad. ¿Cómo diferenciar entonces una voz de otra? 

La mente te habla a través de pensamientos. Si estás en un momento de tu vida crucial en el que necesitas respuestas importantes, no hagas ni caso de nada de lo que pienses. Lo que pienses no vale y no es la vida la que te habla sino tu ego (es decir, la imagen que tú, como ser humano, tienes de ti mismo y de la vida). Verás que cuando quieras decidir algo empezarás a pensar cosas como: no me conviene, no es correcto, no está bien, voy a hacerle daño a no sé quién, fulanito se va enfadar, no sé cómo hacerlo, no tengo fuerzas, no estoy preparada….
La vida te habla a través del cuerpo y de las sensaciones. Si eres capaz de dejar de pensar por un momento y te centras en lo que sientes, encontrarás las respuestas. Hazte consciente de cómo te sientes y lo que experimentas en tu cuerpo cuando estás con alguien, cuando estás haciendo determinada cosa, cuando vas a trabajar, cuando te relacionas con otros. Si tienes dudas sobre lo que debes hacer para ser feliz, simplemente detente un momento y percibe lo que sientes en el cuerpo cada vez que hagas cualquier cosa. Por ejemplo, si te duele algo, si tienes tensión, si te aumentan los nervios y el estrés o si por el contrario sientes paz, energía y armonía. Todo lo que tiene que ver con el estrés (incluyendo la alegría histérica y adictiva) no es la respuesta. Todo lo que te produzca una placentera sensación de armonía, paz, serenidad, quietud, silencio… esa es la respuesta.

Deja que te ponga un ejemplo común. No te gusta tu trabajo (en el fondo de tu corazón sabes que no es tu sitio y que te va a hacer enfermar). Pero cuando te planteas dejarlo, empiezas a pensar que te hace sentir muy bien tener dinero, que te hace sentir muy bien tener seguridad, que te hace sentir muy bien dar lo mejor a tus hijos (o mejor dicho lo que tú crees que es mejor), que te hace sentir muy bien tener la casa y el coche que tienes.

Bien, todo eso que tú dices que te hace sentir muy bien son solo pensamientos. A lo que debes prestar atención es a tu cuerpo cuando vas a trabajar. ¿Te levantas a las 6 cuando te despiertan los pajaritos loca de ilusión por ir a trabajar o te quedas haciendo tiempo en la cama porque no te quieres levantar? ¿Te llena de alegría tu trabajo y las horas se pasan volando y tienes ganas de seguir al día siguiente o las horas se te hacen eternas? ¿Te llena de energía o te gasta energía? ¿Tienes una salud de hierro o cada vez que vas al trabajo te sale una contractura? ¿Te sientan de maravilla las comidas con los compañeros o acabas con ardor de estómago y te pasas la tarde en el sofá cuando llegas a casa sin energía?

Por supuesto, todo tiene un precio. Si dejas un trabajo, una amistad, una pareja o lo que sea, vas a sentir miedo a lo desconocido, y eso no es serenidad. Obviamente, cuando hablo de paz y serenidad me refiero a cuando ya has conseguido hacer lo que la vida (a través de tu cuerpo y tus sensaciones) te está indicando. Un buen truco es imaginar cómo sería tu vida si te atrevieras a ser coherente y feliz. Si sientes paz al imaginarlo, ese es el camino, aunque de momento te de miedo o tengas que atravesar una etapa de cambio y desconcierto.

La felicidad tiene que ver con hacer y decir y actuar siempre de una forma coherente con lo que dicenuestro corazón. Sin fingir, sin disimular, sin esperar nada, ni éxito ni fracaso, sino simplemente haciendo aquello que nos sale del alma, piensen lo que piensen los demás y piense lo que piense tu mente.

Fuente: Vida Naturalia

--
Carmen Gómez Jácome
619791539
carmen@terapiesagranollers.com

Terapies a Granollers
Constelaciones Familiares, Terapia Integrativa, Flores de bach, Reiki, Naturopatía, Kinesiología, Homeopatía, Osteopatía, Masajes, Reflexología podal.

[Web] http://www.terapiesagranollers.com
[Twitter]https://twitter.com/TerapGranollers
[Facebook]https://www.facebook.com/terapiasgranollers

Plaça Arts, 2
08401 Granollers



Entradas populares