divendres, 15 de desembre de 2017

CRECIMIENTO PERSONAL/PALABRAS ESPIRITUALES/SIN CATEGORÍA



EL SILENCIO INDIO



Nosotros los indios sabemos del silencio. No le tenemos miedo. De hecho, para nosotros es más poderoso que las palabras. Nuestros ancianos fueron educados en las maneras del silencio, y ellos nos transmitieron ese conocimiento a nosotros.

Observa, escucha, y luego actúa, nos decían. Esa es la manera de vivir. Observa a los animales para ver cómo cuidan a sus crías. Observa a los ancianos para ver cómo se comportan. Observa al hombre blanco para ver qué quiere. Siempre observa primero, con corazón y mente quietos, y entonces aprenderás. Cuando hayas observado lo suficiente, entonces podrás actuar.

Con ustedes es lo contrario. Ustedes aprenden hablando. Premian a los niños que hablan más en la escuela. En sus fiestas todos tratan de hablar. En el trabajo siempre están teniendo reuniones en las que todos interrumpen a todos, y todos hablan cinco, diez o cien veces y le llaman “resolver un problema”. Cuando están en una habitación y hay silencio, se ponen nerviosos. Tienen que llenar el espacio con sonidos. Así que hablan impulsivamente, incluso antes de saber lo que van a decir. A la gente blanca le gusta discutir. Ni siquiera permiten que el otro termine una frase.

Para los indios esto es muy irrespetuoso e incluso muy estúpido. Siempre interrumpen. Si tú comienzas a hablar, yo no voy a interrumpirte. Te escucharé. Quizás deje de escucharte si es desagradable lo que estás diciendo. Pero no voy a interrumpirte cuando termines, tomaré mi decisión sobre lo que dijiste, pero no te diré nada si no estoy de acuerdo, a menos que sea importante por el contrario, simplemente me quedaré callado y me alejaré. Me has dicho lo que necesito saber. No hay nada más que decir. Pero eso no es suficiente para la mayoría de la gente blanca.

La gente debería pensar en sus palabras como si fuesen semillas. Deberían plantarlas, y luego permitirles crecer en silencio. Nuestros ancianos nos enseñaron que la tierra siempre nos está hablando, pero que debemos guardar silencio para escucharla. Existen muchas voces además de las nuestras. Muchas voces “Guarda tu lengua en la en la juventud” dijo el viejo jefe Wabashaw, “y en la madurez quizá madures un pensamiento que sea de utilidad a tu pueblo”.

FUENTE:
Ohiyesa/Dr.Charles A. Estman, Dakota santee, 1902

--
Carmen Gómez Jácome
619791539
carmen@terapiesagranollers.com

Terapies a Granollers
Constelaciones Familiares, Terapia Integrativa, Flores de bach, Reiki, Naturopatía, Kinesiología, Homeopatía, Osteopatía, Masajes, Reflexología podal.

[Web] http://www.terapiesagranollers.com
[Twitter]https://twitter.com/TerapGranollers
[Facebook]https://www.facebook.com/terapiasgranollers

Plaça Arts, 2
08401 Granollers

dimecres, 13 de desembre de 2017

¿Conoces el significado de tus emociones?



En este artículo veremos qué nos dicen las emociones y cómo entenderlas.



Las emociones están con nosotros todo el día y a lo largo de toda nuestra vida. No son algo que podamos “no tener” aunque a veces hagamos todo lo posible por evitarlas.

Las emociones, al igual que los pensamientos, vienen y van. Son estados que cambian si los dejamos que sigan su flujo natural. Imaginemos a nuestras emociones como un huésped. Viene, se queda el tiempo necesario y se va.

El problema es que si no permitimos que sigan su curso y nos aferramos a ellas, se quedan más tiempo del necesario, a veces, haciéndonos sufrir más de la cuenta.

Desde el mindfulness, comprendemos que el dolor es inherente al ser humano. El dolor está siempre presente en nuestras vidas. No es la emoción la que nos causa el sufrimiento, si no, lo que hacemos con ella. Muchas veces, por evitar este dolor, nos “anestesiamos” o nos enganchamos a ella sin saber cómo soltarla. Es algo normal, todos lo hacemos en ocasiones porque no nos han enseñado qué hacer con ellas.

Un paso fundamental para ver qué hacer con ellas es entender qué estamos sintiendo. Entender qué nos quiere decir esa emoción.

Entonces, veamos qué nos quieren decir las siguientes emociones básicas:
Tristeza
La tristeza es una emoción básica “desagradable”. Nos llega cuando hemos perdido algo que nos importa o a alguien que valoramos y queremos. Puede ser algo como la rotura de un jarrón de gran valor sentimental, un trabajo, la ruptura de una relación o la pérdida de un ser querido.

Cuando sentimos tristeza, quiere decir que esa persona o ese algo era muy importante para nosotros. Por lo tanto debemos honrarlo como tal.

Podemos reconocerla porque tendremos ganas de llorar. Sentiremos un vacío en el corazón. Tendremos pocas ganas de hacer cosas, etc.

La tristeza, sociológicamente, invita a ser arropados por los demás. A que nos cuiden y que, en grupo, podamos salir de la tristeza más fácilmente.
Miedo

El miedo es una emoción que podemos clasificar como “desagradable”. Es una emoción que nos previene de posibles peligros. Además, activa nuestro cuerpo para huir, quedarnos quietos o atacar según la circunstancia.

La función de esta emoción es mantenernos a salvo y lo ha hecho muy bien durante miles de años.

El problema es que nuestro cerebro no distingue entre peligros de vida o muerte o peligros que no lo son. Simplemente, si se siente amenazado, activa nuestra respuesta de huida-ataque. Sentimos cosas como calor en el cuerpo, ganas de correr, temblores, sudores, rubor, taquicardia, etc. Las personas con miedo escénico, por ejemplo, sufren una hiperactivación del sistema nervioso.

Aquí debemos valorar si estamos realmente en peligro o es una percepción de nuestro cerebro. Debemos recordar que nuestro cerebro está programado para buscar amenazas y protegernos de ellas.
Enfado

El enfado es una emoción que también podríamos clasificar como “desagradable” ya que cuando estamos enfados no nos sentimos bien.

El enfado tiene una misión fundamental y tiene que ver con los límites. Cuando nos sentimos limitados de alguna manera y percibimos un obstáculo que nos está bloqueando, nos enfadamos (a veces frustramos).

Esto nos indica que tenemos que “autosuperarnos“. Por otro lado, si sentimos que alguien esta traspasando nuestros límites sin tenernos en cuenta también nos enfadamos. Esto indica que debemos establecer límites a la otra persona. El enfado nos impulsa a actuar.

Cuando estamos enfadados, se nos suelen tensar los músculos de la mandíbula, sentimos taquicardia, calor, etc.

Alegría

La alegría es una de las emociones básicas “placenteras”. Cuando sentimos alegría, nos sentimos llenos, felices.

La alegría es una emoción que nos indica que algo nos gusta. Nos indica que nos sentimos seguros y que nuestras necesidades básicas están satisfechas de algún modo. La alegría es una señal de que vamos por el buen camino. Nos indica que queremos más de “eso” que nos la produce.

Cuando sentimos alegría notamos apertura en el cuerpo, sensación de plenitud, sonreímos y tenemos los músculos relajados.

Como habrás notado, no he utilizado la palabra “buena” o “mala” para describir las emociones anteriores.

He utilizado, a propósito, las palabras “placentera” y “desagradable”. Esto es porque, a pesar de lo que podamos pensar, no hay emociones ni buenas ni malas.

Hay algunas que nos hacen sentir mejor (placenteras) que otras (desagradables), pero todas son igual de importantes. Todas ellas tienen algo importante que decirnos. Por ello, es fundamental aprender a escucharlas. Debemos dejar de evitarlas y darnos la oportunidad de sentirlas, en la medida de lo posible.


Fuente: Psicocode


--
Carmen Gómez Jácome
619791539
carmen@terapiesagranollers.com

Terapies a Granollers
Constelaciones Familiares, Terapia Integrativa, Flores de bach, Reiki, Naturopatía, Kinesiología, Homeopatía, Osteopatía, Masajes, Reflexología podal.

[Web] http://www.terapiesagranollers.com
[Twitter]https://twitter.com/TerapGranollers
[Facebook]https://www.facebook.com/terapiasgranollers

Plaça Arts, 2
08401 Granollers

dilluns, 11 de desembre de 2017

Beneficios de la Meditación Vipassana

Si consigues parar la “cadena automática” de pensamientos, comprobarás que casi siempre se trata de un movimiento de la mente hacia el pasado o hacia el futuro. Es casi como un resorte, un mecanismo interno que te saca del presente, del ahora. Respira sigue observando, presente, refuerza ese testigo interno como algo sólido… Haz ahora tres respiraciones profundas y ve moviendo lentamente los dedos de tus manos, abre los ojos,
¿cómo te sientes?
La práctica de la meditación Vipassana nos enseña a reforzar al observador. De esta manera aprenderemos a reforzar nuestras reacciones en la vida diaria. Incrementaremos nuestra capacidad de controlar la impulsividad, la reactividad que tan a menudo guía nuestra forma de estar, de relacionarnos.
Por lo tanto se convierte en una herramienta terapéutica, que nos ayuda a crecer. Nos ayuda a ser dueños de nosotros mismos. Fortalecemos nuestra capacidad de responder a las situaciones desde la conciencia y la serenidad.

Fuente: Psicocode


--
Carmen Gómez Jácome
619791539
carmen@terapiesagranollers.com

Terapies a Granollers
Constelaciones Familiares, Terapia Integrativa, Flores de bach, Reiki, Naturopatía, Kinesiología, Homeopatía, Osteopatía, Masajes, Reflexología podal.

[Web] http://www.terapiesagranollers.com
[Twitter]https://twitter.com/TerapGranollers
[Facebook]https://www.facebook.com/terapiasgranollers

Plaça Arts, 2

08401 Granollers

Entradas populares