dimecres, 15 d’agost de 2012

Alergia a la cafeína: Té, Café y Bebidas Energéticas

Los seres humanos consumimos grandes cantidades de cafeína a través de infusiones tales como el café, el té y algunas bebidas colas y energéticas con el propósito de restaurar el nivel de alerta y para eliminar los síntomas del sueño y aletargamiendo del cansancio, por ello su consumo es muy popular en todo el mundo.

El consumo de cafeína ha aumentado considerablemente en los últimos años con la introducción al mercado de bebidas energéticas y otros productos como chicles y barras de alimentos que se consumen para aumentar la resistencia física.
La cafeína no solamente se encuentra en el café, sino también en bebidas como el , la hierba mate y las bebidas colas y en una gran cantidad de suplementos alimenticios y refrescos energetizantes, lo cual conlleva a un consumo en exceso que puede desembocar en una intoxicación o disparar una serie de reacciones alérgicas, especialmente en el cerebro y gastrointestinales.
La cafeína y la teofilina son derivados de la metilxantina que se encuentran en bebidas como el café, té, mate o chocolate. Aunque sus efectos no sean tan fuertes como los de la cocaína o anfetamina, son estimulantes del sistema nervioso central (SNC). En dosis moderadas producen un aumento del rendimiento mental y físico, reducen el cansancio y el sueño. Dosis altas y en personas con sistema inmunológico deprimido o mayor sensibilidad a estos compuestos pueden producir ansiedad y disforia, así como trastornos del sueño. Fisiológicamente, aumentan la presión arterial, la frecuencia respiratoria y la diuresis. También producen dependencia física leve y síndrome de abstinencia y se ha comprobado su influencia en la inestabilidad emocional y depresión. En el SNC la cafeína es un bloqueador no específico de los receptores de adenosina A1 y A2a.

cafeina bebidas energeticas

Las xantinas cafeína, teofilina y teobromina indiscutiblemente son los psicoestimulantes más utilizados en todo el mundo. En el año 2008, se estimó un consumo promedio mundial de 1,3 kilos de café por persona al año y esto va en aumento, si consideramos otros compuestos como el chocolate y bebidas del tipo cola, incluyendo los refrescos elaborados con té (con menor contenido en xantinas) que también son ampliamente consumidos por los más jévenes.

Las xantinas se han utilizado desde la antigüedad por sus efectos estimulantes de ahí sus nombres: teofilina (hoja divina) y teobromina (alimento de los dioses). En el caso del café su origen se remonta a África Oriental donde se molían sus granos y se elaboraba una pasta utilizada para alimentar a los animales y aumentar las fuerzas de los guerreros.

La mayor fuente de cafeína se obtiene de las semillas de la planta Coffea arabica, mientras que las hojas de té, de la planta Thea sinensis, contienen cafeína y teofilina. Las semillas de cacao Theobroma cacao, además de contener teobromina también contienen cafeína, aunque en menores cantidades que las semillas de la planta del café.

Efectos Secundarios Positivos y Negativos

Muchos estudios mencionan los efectos positivos y antioxidantes del Café y del Té en sus diferentes variedades, especialmente del té verde, pero su consumo también va asociado con peligros secundarios que se mencionan muy poco, como por ejemplo las micotoxinas presentes en granos, semillas, cereales y otros, así como los generados en sus procesos de elaboración.

Como es el caso del proceso para tostar el café (torrado), el cual se realiza añadiendo una cantidad específica de azúcar, que luego de alcanzar temperaturas cercanas a los 200 °C se carameliza y se adhiere al café.

Estos compuestos secundarios, así como las micotoxinas y el azúcar son factores que influyen en la acidificación de la sangre. Además, estos también han demostrado afectar el equilibrio de los neurotransmisores cerebrales, provocando confusión, falta de claridad mental, e incluso lo que hemos llamado como "Falsa Depresión."

Reacciones Alérgicas en el Cerebro por Consumo de Cafeína

Café, Té, Hierba Mate y Chocolate

La alergia cerebral es una alergia a una sustancia que se enfoca en el tejido cerebral vulnerable y altera la función cerebral. La alergia cerebral puede enmascarar síntomas de enfermedad mental (Walker, 1996; Rippere, 1984;. Sheinken et al, 1979). Los síntomas van desde mínimas reacciones a estados psicóticos graves, que pueden incluir comportamiento irracional, interrupciones en la atención, falta de concentración y comprensión, cambios de humor, falta de habilidades de organización, cambio abrupto de actividades, delirios, alucinaciones y paranoia (Sheinken et al., 1979; McManamy et al., 1936).

Una reacción alérgica a la cafeína se manifiesta como anafilaxia (Przybilla et al., 1983). Durante un estado de anafilaxis de cafeína, el cuerpo entra en el modo de lucha o huida, que puede confundirse con hiperactividad, ansiedad o trastorno de pánico. La anafilaxis de cafeína causa vasculitis cerebral, que puede conducir a la ruptura de la barrera sanguínea del cerebro, y generar demencia tóxica.

La demencia tóxica inducida por un estímulo o de otra toxina afecta el funcionamiento de todas las áreas del cerebro (Jacques, 1992). Varios signos de demencia tóxica son el deterioro de la memoria, el deterioro de la conducta social e intelectual, y el déficit de atención (Allen et al., 2001; Jacques, 1992; Headlee, 1948).

El Trastorno de Déficit de Atención (TDA), que se supone afectan a los niños, (aunque también el TDA aparece en los adultos con trastornos psiquiátricos), es indistinguible de la alergia a la cafeína. Claudia Miller, MD hace hincapié en que la sensibilidad química, que incluye a la cafeína como una sustancia química capaz de inducir la sensibilidad, puede provocar déficit de atención con hiperactividad (Miller, 1997).

El deterioro de la inteligencia, la primera etapa de la toxicidad inducida por la alergia a la cafeína se disfraza como Trastorno de Déficit de Atención (TDA). Incapacidad para concentrarse, falta de comprensión, falta de atención, hiperactividad, delirios, pensamiento desorganizado. Estos procesos son signos característicos de la alergia a la cafeína.

Los resultados de una reacción alérgica a la cafeína dañan la corteza prefrontal. El daño a la zona inferior de la corteza prefrontal, por encima de las cuencas de los ojos, por lo general hace a una persona distraída e interfiere con la capacidad de controlar las actividades personales (Carter, 1998). La lesión resulta en pérdida de la inhibición verbal y social, interfiere con la concentración y la memoria (Eliot, 1999), y también suprime las habilidades matemáticas (Carter, 1998).

En estudios con las habilidades de comprensión, como en las matemáticas y el razonamiento lógico, la cafeína o bien ha expuesto ningún cambio, o en realidad ha agotado el rendimiento (Braun, 1997). La cafeína puede poner en peligro las habilidades matemáticas y el detalle en los proyectos, que requieren pensamiento adicional (Serafín, 1996; NTP Chemical, 1991).

La anafilaxis de cafeína interfiere con la capacidad para enfocar. Se eleva el nivel de catecolaminas y se produce dopamina adicional, lo que aumenta el movimiento locomotriz. La agitación se asocia con un exceso de dopamina (Carter, 1998).

La cafeína hace más rápido el habla y la movilidad en los niños (Nehlig et al., 1992). Con un 80% de la población mundial que consume cafeína, la mayoría de las personas se han mantenido estimuladas desde la infancia. Los adultos estimulados no pueden detectar los cambios inducidos por cafeína en sí mismos o en los niños.

Se juzga mal el estado natural de un niño, los adultos asumen que los niños deben hablar y actuar en la misma proporción que los adultos estimulados. La gente se olvida que hemos nacido relajados. La aceleración de la palabra y la acción indica manía (Victor et al., 2001; Restak, 1984), asociada con el trastorno afectivo bipolar. Los síntomas maníacos afectan a los niños. Los niños maníacos hospitalizados psiquiátricamente presentan síntomas de TDA (Carlson et al., 1998).

Las quejas de falta de concentración, mala memoria y otras alteraciones mentales, significan hipomanía, en menor grado, de manía (Victor, 2001), que acompaña el primer estado por anafilaxia de cafeína, induciendo lucha o deseos de huir. No se deberían correlacionar las quejas de los pacientes simplemente como un trastorno de déficit de atención (TDA).

Según la Asociación Americana de Psiquiatría, que clasifica a la cafeína como una sustancia relacionada con ciertos trastornos por su consumo como alteraciones en el pensamiento, el juicio, la percepción, atención, actividad motora, y el funcionamiento social (1994). La toxicidad de la cafeína puede inducir inquietud, agitación, irritabilidad, confusión y delirio (Steinman, 2001; Fisher Scientific, 1997; Turkington, 1994; Shen et al., 1979). Además, la anafilaxia puede provocar delirio (Kaplan, 2000).

A diferencia de Stephen Cherniske, consciente que su instinto le advertía que la cafeína estaba afectando su comportamiento (Cherniske, 1998), un niño no lo sabe, porque su cuerpo aún no ha desarrollado tolerancia a la sustancia. Del mismo modo, un adulto en estado tóxico pierde su visión natural y su intelecto no puede reconocer los efectos inducidos por la cafeína y los cambios de personalidad (Shen, 1979; McManamy, 1936; Crothers, 1902).

Durante la retirada parcial, el cuerpo metaboliza algo de cafeína de células saturadas. La claridad se esfuerza por volver. Los síntomas de la retirada parcial se pueden superponer a los rasgos de la intoxicación (Strain et al., 1997) y pueden imitar a la depresión (Hirsch, 1984). A medida que el nivel de noradrenalina disminuye, se establecen síntomas de depresión (Restak de 1994, Ackerman, 1992). La depresión inducida por la retirada de cafeína puede manifestarse como hiperactividad, letargia, irritabilidad, confusión y falta de concentración. El nivel de glucosa, aumenta junto con la adrenalina (Davidson et al., 1969) y permanece elevada durante la lucha del cuerpo para mantener la homeostasis. Una disminución de la glucosa estimula la falta de motivación, que también puede imitar a la depresión.

Como Allbutt y Dixon destacó, en 1909, con respecto a la cafeína, otra "dosis de veneno", proporciona un alivio menor, pero continua el peligro en los órganos (1909). Un retorno a la ingesta de cafeína aumenta la noradrenalina, aumentando la sensación de lucha o huida. A su vez, la adrenalina, aumenta la dopamina, y la glucosa, elevando así la depresión. Con la exposición constante de sustancias, las toxinas se acumulan (Van Winkle, 2000).

La alergia a la cafeína es una alergia engañosa. La anafilaxis de la cafeína reduce la inflamación alérgica en curso y mantiene la estimulación de órganos. Glucocorticoides endógenos (incluyendo el cortisol) inhibe la inflamación (Claman, 1983). La teofilina es la terapia en principio para el asma. Todas las formas de teofilina mantienen abiertos los conductos bronquiales, lo que permite una respiración más fácil. Durante el curso de la anafilaxia de cafeína, las vías respiratorias permanecen abiertas.

La adrenalina, el fármaco de elección para la anafilaxia, siempre está presente en un consumidor de cafeína. Al suprimir la liberación de la fosfodiesterasa, la cafeína (Davidson, 1969) aumenta el AMP cíclico. Las cantidades excesivas de AMP cíclico inhibe la producción de histamina (Dykewicz, 2001;. Ernst et al, 1999). Inhibidores de la fosfodiesterasa inhiben la liberación de histamina (Raderer et al., 1995).

El AMP cíclico es mayor en los pacientes diagnosticados como esquizofrénicos, y muchos individuos con diagnóstico de trastornos afectivos (Nishino et al, 1993;. Erban et al., 1980; Biederman et al., 1977). La histamina se reduce en las personas diagnosticadas con esquizofrenia, una etapa tardía de la anafilaxia de cafeína en curso.

Aunque el nivel de histamina es baja en los esquizofrénicos (Malek-Ahmadi et al., 1976; Hoffer et al., 1967), los pacientes esquizofrénicos presentan una tolerancia marcada a la histamina (Read, 1955). Esto sugiere, en el caso de la anafilaxia de la cafeína, que durante la etapa de inicio de la esquizofrenia, cuando la anafilaxia es inducida por hiperactividad, o anafilaxis inducida por los síntomas de pánico se confunde como TDA, ansiedad o pánico, (antes de la continua intoxicación cerebral), la histamina se incrementa, pero la alergia no fue detectada.

Los síntomas de la ansiedad alérgica (Bonner, 2000; Kaplan, 2000; Walsh, 2000) se puede confundir como neurosis de angustia, considerada como una aparición de los síntomas de la esquizofrenia. Cuando una persona joven experimenta un episodio de ansiedad y llega por primera vez a una sala de emergencia, los médicos sospechan de una esquizofrenia en desarrollo (Victor, 2001).

Déficit de atención y memoria acompañan a la esquizofrenia (Zuffante et al., 2001; Goldberg et al., 1993). Los investigadores teorizan que, antes de la aparición de la esquizofrenia cambios en la cognición de una persona pueden ser sutiles (Goldberg, 1993).

La clorpromazina y otros medicamentos de fenotiazinas presentan un efecto antihistamínico (Sifton, de 1994; Malek-Ahmadi, 1976), similar a la difenhidramina. Una persona alérgica a la cafeína, al tomar un medicamento con fenotiazina, experimentará un alivio de las manifestaciones físicas de la anafilaxis a la cafeína en curso. Además, los medicamentos de fenotiazina reducen los síntomas anormales psicológicos inducidas por las alergias, incluyendo una reducción en la paranoia, alucinaciones y los delirios, y generan un retorno de la visión parcial, el enfoque, y la comprensión.

De un consumo elevado de cafeína, aquellos que consumen más del equivalente a siete tazas de café instantáneo al día, existía tres veces más probabilidades de haber escuchado la voz de una persona cuando no había nadie en comparación con los usuarios con bajos niveles de cafeína o que consumían menos del equivalente a una taza de café instantáneo al día.(High Caffeine Intake Linked To Hallucination Proneness)


La alergia a la cafeína induce una progresiva demencia tóxica (McManamy, 1936). En una persona alérgica a la cafeína, cada dosis de cafeína o teofilina (té) aumenta la acumulación de toxinas. Una acumulación de cafeína, puede superar el nivel de tolerancia, se satura la capacidad del metabolismo (Carrillo et al., 2000; Nehlig, 1999); la tasa de acumulación es superior a la tasa de eliminación. Introducir un estimulante en el sistema de una persona alérgica a la cafeína puede envenenar aún más la corteza frontal y el hipotálamo, y continuar enmascarando los síntomas de la anafilaxia de la cafeína. El uso continuado de estimulantes aumenta la psicosis tóxica, que se traduce en disminución del efecto y el deterioro de las capacidades mentales. (Nota: El café descafeínado no es una opción saludable)

Actualmente son muchas las personas que han decidido hacer un cambio de vida y de sus hábitos para recuperar su fuerza de voluntad, ganas de vivir y mejorar su salud. Pero aunque lo han intentado cientos de veces no lo han logrado y se sienten profundamente decepcionadas de si mismas y con un alto nivel de frustración.

Estos artículos van dirigidos principalmente a cada una de ellas y a todos quienes están buscando las razones y los obstáculos que les han impedido lograr sus objetivos.

Todo proceso de cambio implica dejar de hacer las cosas que siempre hemos realizado y eso también implica romper con la hipnosis de creencias profundamente arraigadas y dejar de consumir ciertos alimentos que no han contribuido para nada a nuestra sensación de bienestar emocional y mental.
de conmigo8 blogspot


--
Terapias Granollers
Reiki, masajes, kinesiologia, constelaciones familiares, terapia integrativa, naturopatia, flores de bach, medicina tradicional china, acupuntura, reflexologia podal, osteopatia.
Plaça Arts 10 -Granollers

Movil: 637425287
Web:http://www.terapiasgranollers.com
Blog:http://terapiasgranollers.blogspot.com
Twitter: @terapiesgranoll

Entradas populares