diumenge, 10 de febrer de 2013

Alimentación sana, clave para que el diabético tenga una vida plena

 (Quadratín México).- Una de las enfermedades asociadas a la mala alimentación y a la falta de ejercicio que se manifiesta en la vida de una persona es la diabetes mellitus tipo 2, padecimiento incurable y debilitador que afecta a más de 336 millones de personas en el mundo, de acuerdo a la Federación Internacional de Diabetes.

Y es que la alimentación y el ejercicio son fundamentales no sólo para evitar esta enfermedad sino también para prevenir la obesidad, ya que cuando se tienen estos dos males, la esperanza de vida se reduce.

"Un obeso con diabetes está en doble riesgo de muerte", insiste el especialista en bariatría, David Montalvo Castro. Por ello dice que es muy peligroso que una persona que es diabética y no se ha dado cuenta, se someta a métodos inadecuados de control de peso.

Sobre todo si acude con un naturista, quienes son muy dados a recetar jugos. Recomendación que califica de "pésima" ya que los jugos tienen un índice glucémico alto.

Con ese sistema de alimentación para bajar de peso, una persona obesa o con sobrepeso puede estar "en riesgo de volverse diabético o si ya lo es, se le va a disparar" más la enfermedad.

El bariatra y presidente del Colegio Mexicano de Bariatría A.C, David Montalvo explica que un diabético que come demasiados carbohidratos se le elevará tanto la concentración de azúcares en su sangre, al grado de provocarle un coma diabético.

O por el contrario, "un persona que no sabe que padece diabetes y tiene alta la concentración de glucosa, al hacer ayuno pude generarle un descenso brusco de ésta", y de igual forma ocasionarle riesgos en su salud.

Comentó que la obesidad es una enfermedad que a mediano o largo plazo puede tener consecuencias nefastas, sobre todo si se llega a conjuntar con la diabetes, por ello subrayó la importancia de tratarse con un especialista, como el bariatra, para controlar ambos padecimientos.

Para entender el riesgo que puede provocar la diabetes en la salud, es importante conocer en qué consiste este mal crónico-degenerativo, primera causa de ceguera, amputaciones de miembros inferiores e insuficiencia renal crónica.

Explica a Quadratín México, la diabetes tipo 1 se caracteriza por la disminución o ausencia de secreción de la insulina, o la que se segrega no tiene las características bioquímicas adecuadas para funcionar, es decir, es deficiente.

Dice que cuando es insuficiente e inadecuada la acción de la insulina, el paciente necesita inyectarse insulina sintética.

Los síntomas son el aumento de sed y consumo de agua; hay mayor eliminación de líquidos; se incrementa el número de veces que orina al día y el volumen total que emite en cada micción.

"La persona suele notarlo cuando durante el día va más veces que antes y durante la noche se tiene que levantar para orinar".

La sed y la eliminación excesiva de líquidos a través de las vías urinarias son los síntomas característicos que generalmente reporta el paciente, asegura.

"Una persona que está obesa y tiene estos síntomas es probable que tenga diabetes; no es seguro pero es probable y amerita de inmediato la atención médica y los estudios correspondientes para determinar si tiene o no diabetes".

De cómo influye la alimentación para el desarrollo de la diabetes y la obesidad, explica Montalvo Castro que un obeso lo es porque ingiere carbohidratos y azúcares de moléculas simples en exceso: pan, postres, caramelos, harinas refinadas. O también lo puede ser porque consume alimentos muy nutritivos, pero en cantidades que rebasa sus requerimientos; "exceso de kilocalorías que se come todos los días y que se convierten en grasa".

Las personas que se encuentran en el primer caso, generalmente tienen elevaciones bruscas de glucosa en sangre, pues mientras más azúcares y carbohidratos simples consuman, el aumento de glucosa es más rápido, y a niveles más elevadas.

Lo que no sucede en el segundo caso en donde se comen alimentos mejor balanceados pero en cantidad excesiva; ellas no tendrán elevaciones tan bruscas de glucosa en sangre.

Destaca que es la elevación brusca de glucosa en sangre, el estímulo para que el páncreas produzca más insulina y empiece a ocurrir esa resistencia a la insulina; "demasiada insulina en la sangre, demasiada azúcar en la sangre" factores para "acercarse peligrosamente al diagnóstico de diabetes".

Por ello, subraya la importancia de un verdadero control de lo que se consume, ya que una vez que se es obeso o diabético, lo seguirá siendo para el resto de sus días. Son males clasificados como el alcoholismo, "enfermedades incurables, pero controlables".

Un obeso que baje de peso, llegue al peso ideal va a seguir siendo diabético controlado, sin presentar ningún riesgo, siempre y cuando se mantenga en su peso correcto.

Si está en la etapa inicial de la diabetes, es muy probable que ni siquiera tenga que tomar medicamentos para nivelar su concentración de glucosa.

Con sólo bajar de peso, mantener un peso ideal, actividad física y cuidar su alimentación evitando los que tienen índice glucémico alto, puede permanecer con cifras de glucosa normales el resto de su vida, el tiempo que se cuide.

Sin embargo, añade el especialista en obesidad, que un obeso diagnosticado como diabético no podemos decir que ya se curó, porque en el momento que se descuide, vuelva a subir de peso y empiece a comer inadecuadamente, en ese instante la glucosa se disparará y continuará el proceso de la diabetes.

Por ello dice que hay que tener cuidado con los alimentos que disparan la glucosa, como el azúcar blanca, que es el número uno pues su molécula que es la sacarosa, es la que más eleva la concentración de glucosa en la sangre.

También alerta de las harinas refinadas, las que recuerda tienen moléculas simples; además las frutas como el mango, las uvas, los dátiles, el chicozapote y los higos. Del plátano, recomienda que se coma estando fresco, de color amarillo, y no cuando está de color oscuro, ya que al madurar su alto contenido de almidones se desdoblan en azúcares.

Montalvo Castro explica que el almidón que contienen las frutas y verduras, son de moléculas más complejas, y el que tienen la harina refinada blanca son más sencillas, más simples y provocan el disparo de glucosa, pues más rápido se convierten en azúcar y se eleva la concentración de ésta en la sangre.

Por ello sugiere consumir frutas como el melón, papaya, sandia, kiwi, piña y fresas que son bajos en azucares.

La estrategia alimentaria, con horarios recomendables para comer, a seguir por un paciente con diabetes y obesidad para normalizar sus niveles de azúcar en sangre, debe estar basada en seis comidas, es decir, el alimento total del día se reparte en sextos: tres comidas básicas y las demás son colaciones entre comidas.

El doctor David Montalvo insistió en que los obesos con diabetes deben mantener estables su niveles de glucosa para no generar a largo y mediano plazo, alteraciones en la circulación.

Principalmente de los vasos microscópicos, los que comienzan a presentar problemas de retorno venoso. La sangre ya no regresa tan fácilmente de los pies hacia las piernas, y tampoco hay una buena perfusión de sangre oxigenada hacia ellos; la piel de éstos y de los tobillos se pone oscura, casi negra por falta de oxigeno.

Otros riesgos en el organismo, es la alteración de la coagulación, disminución de la agudeza visual, la que puede desencadenar en ceguera y trastorno en la sensibilidad de la piel, entre otros problemas; así como disfunción eréctil en el caso de los varones.

Ante esta perspectiva subrayó la importancia de que pacientes que cursen con obesidad y diabetes, sean atendidos por médicos especialistas para determinar cuál es la mejor estrategia para bajar de peso perdiendo masa grasa, que es la que provoca que una persona se vuelva diabética e hipertenso.

Añadió que la atención debe ser multidisciplinaria, como es el caso del licenciado en nutrición, quien bajo los lineamientos que establezca el especialista diseñe menús atractivos.

Bajo una atención multidisciplinaria y un tratamiento integral, el paciente diabético que se cuida, permanece en su peso ideal, se ejercita y no tiene atracones ocasionales puede vivir de manera plena y por muchos años sin las consecuencias de este mal.

Pues insistió y alertó que un obeso con diabetes está en doble riesgo de muerte.


--
Terapias Granollers
Reiki, masajes, kinesiologia, constelaciones familiares, terapia integrativa, naturopatia, flores de bach, medicina tradicional china, acupuntura, reflexologia podal, osteopatia.
Plaça Arts 10 -Granollers

Movil: 637425287
Web:http://www.terapiasgranollers.com
Blog:http://terapiasgranollers.blogspot.com
Twitter: @terapiesgranoll

Entradas populares