diumenge, 27 d’abril de 2014

La Senda

Una mujer y su hijo vivían entre las colinas; este era su primer y
único hijo. El niño murió de una fiebre mientras el médico lo
vigilaba. La madre, destruida por la tristeza, gritó al médico
diciendo:
-Dime, dime, ¿qué es lo que hizo aquietar su fortaleza y silenciar su canción?
Y el médico respondió: -Fue la fiebre. Y la madre dijo: -¿Qué es la fiebre?
Y también el médico respondió: -No puedo explicártelo. Es algo
infinitamente pequeño que visita el cuerpo y que no podemos ver con
nuestros ojos humanos.
Luego el médico se fue y ella continuó repitiendo para sí:
-Algo infinitamente pequeño que no podemos ver con nuestros ojos humanos.
Por la tarde el sacerdote llegó para consolarla. Y ella lloró y gritó diciendo:
- ¡Oh! ¿Por qué he perdido a mi hijo, mi único hijo, mi primer hijo?
-Y el sacerdote respondió: -Hija mía, es la voluntad de Dios.
-¿Qué es Dios y dónde está Dios? -preguntó entonces la mujer-. Quiero
ver a Dios y rasgarme el pecho delante de El y hacerme brotar sangre
de mi corazón a sus pies. Dime dónde encontrarlo.
-Dios es infinitamente grande -contestó el sacerdote-: No puede ser
visto con nuestros ojos humanos.
- ¡Lo infinitamente pequeño asesinó a mi hijo por voluntad de lo
infinitamente grande! -gritó la mujer-. Dime, ¿qué somos nosotros?
En ese momento entró la madre de la mujer con el sudario para el niño
muerto, y oyó las palabras del sacerdote y el llanto de su hija.
Deposito el sudario y tomó entre sus manos la mano de su hija y le
dijo:
-Hija mía, nosotros mismos somos lo infinitamente pequeño y lo
infinitamente grande, y somos la senda entre ambos.
Jalil Gibran.

Carmen Gómez Jácome
 619791539
carmen@terapiesagranollers.com

Terapies a Granollers
Constelaciones Familiares, Terapia Integrativa, Flores de bach, Reiki, Naturopatía, Kinesiología, Homeopatía, Osteopatía, Masajes, Reflexología podal.

Plaça Arts, 10
08401 Granollers

Entradas populares