dijous, 21 de juny de 2012

¿Cómo Lograr la Autosanación?

Entre los budistas existe una máxima que dice: "Somos lo que pensamos", que últimamente ha permeado en el pensamiento occidental y diversos autores y pensadores nos lo dicen constantemente, sin que aún lo tomemos en serio.

La idea de que la realidad que vivimos proviene en un principio de un pensamiento, es algo que aunque nos parece bien, aún no estamos conscientes de ello en nuestro diario vivir y preferimos mantener una vida llena de pensamientos negativos, antes de reconocer esta energía psíquica (el pensamiento) como fundamental para moldear nuestro mundo físico.

En la actualidad, es un tema común la llamada "autosanación" y escuchamos historias de personas que han sanado sin ninguna ayuda externa, sólo con el poder de su voluntad y determinación. Pero si acaso deseamos lograr algo similar para nosotros, no hacemos nuestra esta noción, pues seguimos quejándonos de todo lo que nos duele y con muy poco convencimiento, seguimos un tratamiento médico además de continuar con los malos hábitos de vida.

Una de las revistas científicas más importantes (New Scientist) ha publicado recientemente un artículo donde se afirma que ya no se necesita ser hippie para creer en el poder de la mente y que científicamente ya ha sido comprobado que este poder es el "ingrediente activo" más importante dentro de la medicina y que el pensamiento positivo es clave para recuperar la salud.

La mentalización, que envuelve procesos curativos conocidos como el efecto placebo, la visualización, el poder de la hipnosis, la meditación, la autoconfianza, la intención y el pensamiento positivo, son pruebas de que el pensamiento es una fuerza capaz de materializarse.

¿Cómo lograr la autosanación?
Las personas que logran curarse, son personas que saben de la fuerza del pensamiento y de su poder en ambas direcciones, son personas que tienen un alto grado de fe, confianza en sí mismas o en los placebos, que se toman su tiempo y su espacio para meditar, visualizar y hacer proyecciones mentales. En estas personas, los tratamientos curativos tienen excelentes resultados, son personas que se enferman muy poco, que tienen buena calidad de vida.

En cambio, las personas que viven sumergidas en el estrés, que demuestran poca confianza, que son pesimistas y que no utilizan su mente de forma positiva para transformar su cuerpo, son personas que viven enfermas de una u otra cosa y curiosamente viven tomando píldoras y medicinas sin experimentar una mejoría.

Levántese todos los días, sonría y de gracias por lo bien que se siente, piense que este será el mejor día de su vida, todo saldrá bien, hoy se siente mejor que nunca y visualice todo lo que hará de positivo durante el día. Pronto esta forma de pensar se convertirá en costumbre y estará notando cómo todo sale mejor y usted se siente cada día con más energía y mejor salud.

Revista Mundo Natural

Entradas populares