dijous, 10 d’octubre de 2013

Reflexología Podal

Reflexología Podal

La reflexología podal es una técnica milenaria. Hace más de 5.000 años ya se conocía en lugares como China o Egipto. Este tratamiento que mediante puntos de presión utiliza un tipo de canales o líneas energéticas (conocidas como red zonal) que unen el pie con un órgano concreto pudiendo así, trabajar sobre estos puntos para prevenir y mejorar el estado de salud de todo el organismo.

La terapia consiste en realizar un masaje de calentamiento en los pies para relajar la musculatura y el sistema nervioso; seguidamente, mediante presiones en unos puntos concretos en el pie, actuamos de forma refleja sobre los órganos, articulaciones, glándulas, etc…

La reflexología podal se basa en la eliminación de las toxinas del organismo para que este funcione de forma correcta.

Objetivos e indicaciones de la reflexología:
  • Mejora la circulación sanguínea y su calidad.
  • Mejora las funciones de los órganos excretores como pulmones, riñones, intestinos y piel.
  • Aumenta el control de los esfínteres de la vejiga y los intestinos.
  • Estimula el sistema linfático.
  • Deshace los residuos acumulados en algunas vísceras, como las piedras en el riñón.
  • Equilibra las funciones orgánicas y glandulares.
  • Aporta una relajación física y mental, indispensable para el equilibrio en general. Mejorando estados depresivos, insomnio, ansiedad...
  • Alivia el dolor articular y muscular, recomendado en casos de fibromialgia, artrosis, lumbalgia, ciática...
  • En enfermedades crónicas. Ayudamos a reducir los síntomas, o como mínimo a estabilizarlos.
Esta terapia puede aplicarse en todas las edades, tanto en bebes, niños y ancianos.

Sònia Martínez
Diplomada en Reflexología Podal por el Instituto de Medicinas Tradicionales – ISMET

Entradas populares