dimecres, 25 de novembre de 2015

La Acupuntura es originaria de China y vino a Occidente donde se practica para curar y aliviar el dolor. Es muy discutida


La acupuntura es originaria de China y la práctica más asociada con la medicina tradicional china aunque hay diversos tipos de acupuntura (japonesa, coreana, y la acupuntura china clásica) que se practican y se enseñan actualmente en todo el mundo. La Medicina Tradicional China se basa en conceptos filosóficos que nacieron en Oriente, como el confucionismo, que valora al hombre por sus méritos y no por su origen, y por el papel que ocupa el hombre en la sociedad; el taoísmo, que tiene una concepción positiva de la naturaleza, dejando que el hombre viva en armonía con ella, meditando sobre el constante movimiento del universo, de la vida y de la muerte, de lo material y de lo inmaterial; y también el budismo, que pretende llegar a un "estado" de conocimiento que  libere al humano del sufrimiento, en base a la tolerancia y la confianza en sí mismo.



La investigadora Nanna Goldman del Centro Médico de la Universidad de Rochester en un artículo publicado en Nature Neuroscience asegura haber encontrado una explicación biológica para los efectos de alivio del dolor que tiene la Acupuntura, que es la aplicación de agujas en el cuerpo. Es una técnica de medicina alternativa muy conocida.

En su investigación, Nanna trabajó con ratones que tenían sus patas hinchadas, y logró aliviar su dolor usando una aguja que picó un punto de acupuntura tradicional cerca de la rodilla. Pero resulta que el efecto anestésico sólo tuvo lugar cuando rotaba la aguja tras la inserción.

De acuerdo a sus conclusiones este efecto depende de un compuesto químico llamado adenosina, que normalmente aumenta su concentración cuando hay cualquier tensión o lesión en el cuerpo. La adenosina funciona uniéndose a una proteína llamada A1 receptor de la adenosina, la cual tiene un papel bien conocido en eliminar el dolor y se encuentra en las neuronas que transmiten las señales de que hay algo en el cuerpo que está doliendo.

La adenosina desempeña una importante función en procesos bioquímicos, tales como la trasferencia de energía, así como trasductor de señal en la forma de adenosín monofosfato cíclico. Desempeña un importante papel como neuromodulador en el sistema nervioso central, a través de la interacción con sus receptores A1, A2A, A2B y A3, ampliamente distribuidos en los tejidos del cuerpo produciendo vasodilatación, broncoconstricción, inmunosupresión, etc. También tiene efectos sedantes e inhibitorios sobre la actividad neuronal.

Otros compuestos químicos que estimularon esta proteína tenían el mismo efecto de alivio del dolor que la acupuntura.

En una publicación de prensa el Dr Nedergaard dice incluso que: "Los nuevos hallazgos se suman al peso científico subyacente a la Acupuntura".

Como señala Steven Novella, al contrario de otras cosas como la homeopatía o el reiki, con la aplicación de la Acupuntura "…se produce o tiene lugar algo realmente físico… por lo que no es imposible que haya una respuesta fisiológica". Pero la gran pregunta es si el efecto es genuino o no es más que un placebo.


El año 2010, un  ensayo (del cual informaron, con errores básicos las revistas científicas) encontró que la acupuntura puede ayudar a aliviar el dolor crónico en la espalda y mejorar el uso de los "cuidados normales". Sin embargo, no importaba-dijeron- si se clavaban las agujas en la piel, debido a que las agujas falsas son igual de efectivas. Tampoco importaba dónde se colocaban las agujas, contrariamente a los que habrían pensado los acupuntores.

Tras considerar 13 ensayos que encajaban con sus restrictivos criterios de calidad, los científicos de Toronto University concluyeron que:

"Se encontró cierto efecto analgésico en la acupuntura, el cual parece carecer de relevancia clínica y no puede ser claramente distinguido debidamente… Nuestros hallazgos cuestionan tanto las bases tradicionales de la Acupuntura, que se basan en la existencia de meridianos y sensaciones Qi, como la hipótesis predominante de que la acupuntura tiene un poderoso efecto sobre el dolor en general. nuestros resultados apuntan a eso, parecería entonces que la acupuntura tiene un efecto sobre el dolor.

La doctora Nanna Goldman no aborda en profundidad sobre ninguno de estos puntos.  En lugar de esto, dice brevemente que los efectos anestésicos de la Acupuntura están "bien documentados" y que la "medicina occidental ha tratado a la acupuntura con un escepticismo considerable", citando sólo un editorial publicado en el 2000.

Goldman hace referencia al menos a un ensayo que demostró que la acupuntura no tenía una ventaja sólo teórica sobre el placebo o el tratamiento con agujas falsas. Los resultados parecen ser totalmente consistentes con la idea de que la Acupuntura no es solo un elaborado placebo.

El pequeña herida inflingida por la aguja en rotación en el tejido dispara una inundación local de adenosina. Si la aguja se inserta en el área general adecuada, ese extra de adenosina alcanza los receptores de las neuronas transmisoras del dolor y detiene su actividad. No hay necesidad de invocar un flujo de ‘Qi’ a través de ‘meridianos’. Es más, todo tipo de lesiones y tensiones llevarán a un estallido de adenosina. Y Goldman incluso dice que las agujas falsas, al estimular pero no romper la piel, podrían disparar un estallido de adenosina, llevando a los mismos efectos anestésicos.

La discusión entorno a la eficacia, depende mucho del paciente. Más que las agujas

La Medicina Tradicional China se basa en los zang-fu (órganos-entrañas), que toman en cuenta la globalidad del organismo; y los cinco elementos, que son: la madera, el fuego, la tierra, el metal y el agua. De acuerdo con la concepción china, la energía vital (ch'í, o qi) fluye por el cuerpo a lo largo de meridianos, canales o vías de comunicación, llamados en chino king. El número de king ordinarios es correlativo al de los doce órganos, más los dos vasos extraordinarios. Tenemos 365 puntos dentro de los 14 meridianos, llamados Jing Xue; también existen puntos fuera de los meridianos o puntos curiosos, llamados Qi Xue; y, finalmente, los puntos dolorosos o Ashi Xue.


En total, la medicina tradicional china identifica doce canales o vías de comunicación principales que se corresponden con los órganos vitales del cuerpo humano: pulmones, intestino grueso, intestino delgado, corazón, riñones, vejiga, sistema cardiovascular,  hígado, vaso de la concepción, vaso gobernante y triple calentador.

La medicina tradicional china distingue órganos de vísceras: de tal modo el corazón está clasificado como órgano, y el estómago como víscera.

Mediante la inserción de finas agujas en puntos específicos o resonadores (llamados en chino xue) de cada meridiano se equilibra la energía trastornada en el órgano que lo rige. El trastorno puede producirse por la coincidencia tanto de factores externos como internos que pueden terminar en enfermedades. La teoría tradicional china considera que la enfermedad es un desequilibrio de las dos modalidades de la citada ch'í: la modalidad yin, y la modalidad yang (vea yin-yang); el tratamiento sobre los puntos acupunturales intenta reequilibrar la energía, ya sea estimulando en los puntos, o -por el contrario- produciéndoles depresión.


Para llegar a un diagnóstico, aparte de amplias preguntas, incluye una precisa observación de la lengua, el pulso y el aspecto general del cuerpo. Los expertos utilizan la pulsología como método de diagnosis: de acuerdo con este sistema, cada órgano y cada víscera tendrían una pulsación específica en tres modalidades (superficial, media y profunda).

Según sus partidarios la acupuntura es apropiada para el tratamiento de un amplio abanico de patologías, destacando su uso en hernia discal, alergias, procesos inflamatorios o infecciones gripales, entre otras afecciones, es además importante destacar su uso como analgésico, e incluso para reducir el dolor en procedimientos quirúrgicos. La Medicina Tradicional China, y por tanto la acupuntura, es sobre todo una medicina preventiva. En la antigüedad, los médicos chinos, cobraban por mantener sanos a sus pacientes y cuando estos enfermaban, los médicos dejaban de percibirlo, además del consiguiente desprestigio. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce a la acupuntura como complemento eficaz para un variado espectro de enfermedades, especialmente de carácter crónico. Por otra parte, este tipo de terapia implica para el paciente el poder reducir la toma de fármacos así como  una ayuda para el alivio del dolor en procedimientos quirúrgicos. 


Actualmente, la acupuntura se incluye, dentro de los sistemas nacionales de salud en China, Vietnam, todo el sudeste asiático y muchos países de América latina. Allí los especialistas son muy caros. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la acupuntura solo se realice bajo supervisión de un médico titulado que haya cursado capacitación superior en Acupuntura. Según esta misma organización, dada la "acción reguladora" de la acupuntura, es difícil establecer contraindicaciones absolutas para esta forma de terapia. Sin embargo, por razones de seguridad, hay que evitarla o aplicarse en casos necesario y aplicarse con precaución en otras como enmujeres embarazadas porque puede inducir el parto. Y extremar las precauciones en urgencias, afecciones quirúrgicas, tumores malignos y trastornos hemorrágicos.



La introducción de la acupuntura en Occidente
  
En Oriente, la eficacia de la acupuntura históricamente no ha sido nunca en duda. La acupuntura se ha utilizado en la medicina China desde hace más de dos milenios, siendo hasta el principal remedio de esta medicina con mayor cantidad de pacientes del mundo en la actualidad. En Europa los primeros informes de prácticas acupunturales se iniciaron hacia mediados del siglo XVIII; en el siglo XIX el médico alemán Baumscheidt ideó independientemente una terapia semejante a la de la acupuntura china. A tal terapia se le ha conocido como baumscheidtismo. En el pasado, el debate sobre si la acupuntura era verdaderamente eficaz o sólo un placebo, ha sido tema de arduas discusiones científicas, médicas y filosóficas. En la segunda mitad de siglo XX, en Europa se realizaron varias pruebas teóricas, científicas, para explicar los procesos fisiológicos  de la acupuntura. Se debe mencionar, por lo menos, la teoría de Pinchevsky, y la del médico sueco Nordenstrøm.


Otros científicos han realizado revisiones más recientes de ensayos clínicos existentes según los protocolos de la medicina basada en la evidencia. Un estudio científico publicado en el British Medicine Journal, dice haber ha encontrado pruebas de su eficacia en el tratamiento del dolor conmujeres embarazadas. También para el tratamiento de las náuseas y del dolor de espalda, sobre todo, para la mayoría de dolores crónicos. Hasta ahora, las observaciones no han determinado si hay una evidencia suficiente, que determine si la acupuntura es eficaz para el resto de enfermedades. La  Organización Mundial de la Salud, el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM en inglés) del Instituto Nacional de la Salud, en Estados Unidos o la Asociación Médica Americana (AMA) han elaborado informes definitivos al respecto. La Acupuntura por tanto está siendo situada en Occidente como una opción terapéutica indicada para un gran tipo de dolencias y comprendidas como Máster en las principales universidades de Europa y Estados Unidos. La técnica de la Acupuntura 'no es inocua, por lo que debe ser realizada por personal cualificado'. Hay pruebas sobre diversos problemas tras tratamientos de acupuntura. Pero ninguno de los estudios realizados compara el efecto de la acupuntura frente al placebo. La falta de estudios científicos que confirmen su eficacia ha originado un movimiento crítico de carácter escéptico que afirma no se han ofrecido pruebas de los fenómenos en los que se fundamenta, tales como que el origen de las enfermedades se basen en un desequilibrio del ch'í, ni de la existencia de dicho elemento y la naturaleza de la energía de la que supuestamente está constituido, entre otros. Consideran que los estudios de los que se dispone en favor de su eficacia son insuficientes.  Aunque hay que sopesar el interés de tipo médico de médicos de Occidente y Oriente y del tipo de especialidades.

En 1998 fue avalada en EE. UU. por un consenso de médicos publicado en el Journal of American Medical Association, que llegaban a la conclusión de que para algunas dolencias puede resultar beneficioso, aunque no  descartaban el efecto placebo. Otros estudios en cambio muestran lo contrario al elevar su eficacia por encima de los tratamientos convencionales. En 1999, en México en el primer posgrado universitario de la Universidad Autónoma Metropolitana,   la Especialización en Acupuntura y Fitoterapia-  para enseñar a profesionales con formación previa en medicina ortodoxa, la aplicación de la acupuntura moderna basada en evidencias y en experimentación científica. Más recientemente desde el año 2010 el Instituto Politécnico Nacional aprobó mediante el CINESTAV el posgrado: "Especialidad en acupuntura humana".

En el resto de América de Latina, el año 2003, la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago de Chile comenzó a impartir el primer Curso de Posgrado del Cono Sur, "Diplomado de Medicina Tradicional China con Mención en Acupuntura". El 2011, en la misma universidad, se autoriza el "Post Título en Acupuntura". Ya el año 2007, el neurólogo chileno Alex Flores organizó los primeros "Servicios de Acupuntura" Hospitalarios Integrativos, funcionando a la par con el equipo de salud oficial, en los Hospitales de Carabineros, Militar y Dipreca de Santiago de Chile. En los Institutos de Medicina Tradicional China: Nacional, Latinoamericano, Internacional y San Bao de Chile se comenzaron cursos de esta medicina según los lineamientos de la OMS. El año 2008 el Ministerio de Salud de Chile a través del Decreto Supremo N° 123 reconoce y regula oficialmente el ejercicio de la Acupuntura en el país.

Estándar mundial de puntos acupunturales

La definición y la caracterización de los puntos acupunturales es ya estándar. Actualmente se sigue una guía escrita por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un estudio sobre la acupuntura, en la que se describe una serie de métodos y prácticas solo con fines de estudio, lo que se ha interpretado como una guía "oficial" y se usa la misma nomenclatura  que agrupa a las grandes tradiciones de la acupuntura, aunque no se corresponde completamente con un sólo patrón de puntos tradicional. La OMS ha publicado documentos y guías para impulsar los estudios clínicos de esta disciplina médica como un camino para validar la acupuntura, mejorando su aceptación por la medicina moderna y su uso como una simple, barata y efectiva opción terapéutica.. En esta línea la propia OMS divulga resultados de ensayos clínicos desde hace varios años. En resumen desde 1979 se reconoce la acupuntura como eficaz para el tratamiento de al menos 49 enfermedades y desórdenes, lista que se ha ampliado gracias a la investigación en los años siguientes.


Fuente: Con Información de Globedia Venezuela

Entradas populares