diumenge, 20 de maig de 2012

El Shiatsu zen de Masunaga

Una técnica holística para equilibrar el "ki" en el organismo, que utiliza primordialmente la sensibilidad y la intuición.
En los tiempos que vivimos, cada vez nos alejamos más del contacto físico. Con técnicas como el Shiatsu, que requiere tocar y conectar con la energía vital del receptor, se logra aliviar esa necesidad que todo ser humano tiene de amor y comprensión.
La historia
Haciendo un recorrido breve por la historia del Shiatsu, tenemos que nombrar a Tokujiro Namikoshi, que fué quien estableció el primer Instituto de Terapia Shiatsu en Hokkaido en 1925 y posteriormente el Instituto Japonés de Shiatsu en Japón en 1940. Aunque fue a finales de los años cincuenta cuando el Shiatsu fue reconocido como una forma legítima de terapia en Japón.
La técnica, sin embargo, tiene sus orígenes en China en las raíces de la medicina oriental tradicional, aproximadamente en el año 530 a. de C. con Bodhidharma y su Tao-Yin. Se trataba de una serie de ejercicios físicos y automasaje con puntos de presión, que tenían como fin la desintoxicación y el rejuvenecimiento.
Durante la era Edo en Japón, hace 300 años, los médicos estaban obligados a estudiar una técnica llamada Anma o Tuina, para complementar su tratamiento. Esta técnica de manipulación del cuerpo utilizaba también los meridianos y puntos energéticos.
El Shiatsu es una síntesis de estas técnicas, unida a los conocimientos anatómicos y médicos de occidente.
Hay diferentes escuelas de Shiatsu y la que aquí nos ocupa es la Escuela conocida como Centro Iokai de Shiatsu, creada por un profesor de la escuela Japonesa de Namikoshi, llamado Shizuto Masunaga.
Masunaga se basó sobre todo en la medicina tradicional oriental y estableció la plena influencia de los canales de energía en el cuerpo, para conseguir un equilibrio físico y psicológico. Namikoshi estudió más los puntos reflejos y las terminaciones nerviosas, mientras que Masunaga consigue un Shiatsu menos técnico y más intuitivo, que llamamos Shiatsu Zen.
El practicante de Shiatsu Zen
Es imprescindible en los terapeutas practicantes de esta técnica la experiencia, para desarrollar una sensibilidad fuera de lo común en el tacto. El terapeuta trabaja con el pulgar, las palmas de la mano, los antebrazos, los codos, las rodillas, los pies, haciendo estiramientos y presiones en la persona receptora.
La conexión entre el dador y el receptor debe ser muy profunda. El terapeuta no utiliza fuerza física en el masaje, sino el peso de su cuerpo. La respiración de los dos protagonistas se une, como si de un solo ser se tratara. Ambos pierden la conciencia de la realidad. El practicante llega a sentirse uno con el paciente. Cuando se observa desde el exterior se podría decir que se trata de una danza, por la armonía y la fluidez de sus movimientos.
Varias condiciones se deben dar en la persona que da Shiatsu:
  • Deseo de ayudar.
  • Mente vacía.
  • Conexión con el paciente.
  • Proyección desde el hara.
  • Fluidez.
  • Continuidad.
  • Empatía.
  • Habilidad técnica.
La técnica
El diagnóstico y el tratamiento van unidos. Se utilizan las dos manos en contacto con el cuerpo receptor. Una mano trabaja mientras que la otra escucha. Masunaga aporta el concepto de que si un meridiano está falto de energía (kío) es porque hay otro meridiano que está sobreexcitado (jitsu), por lo que se suelen tratar el meridiano más kío y el más jitsu para nivelarlos. Los demás meridianos se equilibran como consecuencia. Los métodos de diagnóstico son variados. La unión de todos ellos hace más efectivo el acierto para tratar los canales adecuados:
  • En el Hara, que es toda la zona que va desde las últimas costillas hasta el pubis y los huesos de la cadera, se detecta, a través del tacto, el estado de todos los meridianos.
  • La observación del color de la piel, la voz, el olor, también son importantes en el diagnóstico.
  • La lengua, su color, su forma, su grosor, es otro método de decidir qué canales deben ser tratados.
  • Se toma el pulso bajo las muñecas, a lo largo de la arteria radial, utilizando los tres primeros dedos. Hay catorce pulsos diferentes, que también nos hablarán del estado de los canales.
El lugar
Se debe crear una atmósfera agradable en temperatura, luz, y decoración. Se suele utilizar música de relajación, incienso, velas. Es necesario contar con suficiente espacio y un futón o una manta sobre el suelo, para que el paciente se tumbe y poder moverse alrededor. El masaje puede durar de media hora a hora y media.
El paciente
Es preferible que el receptor lleve ropa de algodón, una sola capa, cubriendo manos y piernas y también calcetines, ya que esto hace más fácil el deslizamiento de las manos sobre el cuerpo.
La persona que recibe Shiatsu vive una experiencia de tipo aquí y ahora, que no tiene nada que ver con otros tipos de masajes.
  • El paciente se hace más consciente de su cuerpo.
  • El Shiatsu rompe tensiones, aclara la mente, renueva la energía para hacer frente a los problemas.
  • Mejora el flujo linfático, la circulación de la sangre y la vitalidad.
  • Alivia dolores y rigidez.
via suite101

--
Terapias Granollers
Reiki, masajes, kinesiologia, constelaciones familiares, terapia integrativa, naturopatia, flores de bach, medicina tradicional china, acupuntura, reflexologia podal, osteopatia.
Plaça Arts 10 -Granollers
Londres/Casanovas - Barcelona
Movil: 637425287
Web:http://www.terapiasgranollers.com
Blog:http://terapiasgranollers.blogspot.com
Twitter: @terapiesgranoll

Entradas populares