dissabte, 21 de juliol de 2012

Una dieta rica en azúcares dificulta el aprendizaje y afecta a la memoria

A pesar de que inicialmente se pensaba que había que tomar azúcar para que el cerebro funcionase adecuadamente, ahora un nuevo estudio de la UCLA aconseja reducir la ingesta de azúcares y productos como el jarabe de maíz porque su consumo habitual y en grandes cantidades afecta a la memoria y dificultando el aprendizaje.
Eva Sereno
Seg?n la UCLA

Una dieta rica en azúcar no es buena para el organismo y mucho menos para el cerebro. Así al menos se desprende de una investigación realizada por la UCLA en la que se ha puesto de manifiesto que una dieta que contiene elevados niveles de azúcar afecta negativamente al proceso de aprendizaje aparte de dañar la memoria. Unos daños que pueden paliarse aumentando la ingesta de ácidos grasos Omega-3.

Un estudio que contrasta y que acaba con la teoría de que el consumo de dulces y refrescos puede ayudar a concentrarse y a preparar los exámenes. El estudio, el primero que demuestra que una dieta rica en azúcar retarda el cerebro y la memoria y dificulta el aprendizaje, refleja de esta manera que lo que se come afecta directamente al cerebro, según explica el profesor de Biología Integrativa y Fisiología en la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA, Fernando Gómez-Pinilla, quien añade que una dieta rica en azúcar altera en el largo plazo la capacidad del cerebro para aprender y recordar información.

Un dato que es importante, sobre todo, si se tiene en cuenta que un estadounidense consume de promedio alrededor de 47 libras de azúcar de caña y 35 libras de jarabe de maíz alto en fructosa al año y que realmente el azúcar o la fructosa están más presentes en la dieta occidental de lo que se piensa a través de la sacarosa o el jarabe de maíz que se añade a alimentos procesados o bebidas gaseosas, así como a condimentos e, incluso, a alimentos de bebés.

No obstante, según la investigación, la fructosa natural, como la que se puede encontrar en las frutas, es menos preocupante, ya que también contienen antioxidantes, siendo la que más preocupa la fructosa o azúcar que contiene el jarabe de maíz que se añade de forma habitual en los alimentos manufacturados como edulcorante y conservante.

Para llevar a cabo la investigación, Gómez-Pinilla y el becario Postdoctoral de UCLA, Rahul Agrawal, visitaron La India y estudiaron dos grupos de ratas. Cada uno consumió una solución de azúcar durante seis semanas, mientras que el segundo grupo también ingirió en ese período ácidos grasos omega-3 en forma de aceite de linaza y de DHA que protege contra el daño de las sinapsis, es decir, las conexiones químicas entre las células cerebrales que facilitan la memoria y el aprendizaje y cuya ingesta es necesario potenciar con la dieta, dado que el propio organismo no genera la cantidad suficiente de DHA.

Estas mismas ratas fueron entrenadas encontrar la salida en un laberinto dos veces al día durante cinco días y antes de empezar la dieta para comprobar después su capacidad de encontrar la salida en función de lo que habían ingerido. La prueba reflejó que seis semanas después las ratas que habían consumido los ácidos grasos omega 3 circulaban por el laberinto más rápidamente en comparación con el otro grupo de ratas en las que se apreció una disminución de su actividad sináptica y problemas para pensar con claridad y recordar la ruta que habían aprendido.

Además, este último grupo, el que siguió la dieta rica en azúcares, también mostró resistencia a la insulina –importante para el control el nivel de azúcar en sangre- por lo que los investigadores concluyeron que ingerir demasiado azúcar puede bloquear la capacidad de la insulina de regular las células y de almacenar azúcar para la energía que se precisa para el procesamiento de pensamientos y emociones.

Una conclusión ante la que los investigadores aconsejan reducir la ingesta de azúcar al mínimo e intercambiar postres azucarados de frutas frescas y yogurt griego o una barra de chocolate negro ocasional que no haya sido procesada con una gran cantidad de edulcorante extra y potenciar el consumo de alimentos ricos en omega 3 como el salmón, las nueces o las semillas de lino.

de aprendemas



--
Terapias Granollers
Reiki, masajes, kinesiologia, constelaciones familiares, terapia integrativa, naturopatia, flores de bach, medicina tradicional china, acupuntura, reflexologia podal, osteopatia.
Plaça Arts 10 -Granollers

Movil: 637425287
Web:http://www.terapiasgranollers.com
Blog:http://terapiasgranollers.blogspot.com
Twitter: @terapiesgranoll

Entradas populares