dilluns, 21 de gener de 2013

Alimentación nutritiva para una vida más saludable

A pesar de que continuamente se hacen esfuerzos institucionales para que la población adopte hábitos más saludables en relación con la alimentación, lamentablemente, nos damos cuenta de que muchas personas se resisten a incluir en su menú aquellos productos cuyo contenido nutricional contribuirán a mejorar su salud, y lo peor es que con ello arrastran a sus hijos, en una cadena generacional que difícilmente se va a romper si alguien no empieza por poner orden en un aspecto de vital importancia para garantizar una mejor calidad de vida.
Lo anterior viene a colación porque, en días pasados, tuve la oportunidad de asistir a una plática de "alimentación saludable" en la escuela de una de mis criaturas, y en donde pude constatar que aún nos falta mucho por aprender a desarrollar hábitos alimenticios que nos conduzcan a consumir productos de mayor contenido nutricional, a la vez que esos hábitos los incorporemos a nuestras actividades como un estilo de vida que redundará en el bienestar familiar, pues recordemos que con ello reforzaremos la prevención de enfermedades, desde las más comunes, hasta las denominadas crónico-degenerativas, estas últimas que recientemente han cobrado una cantidad importante de vidas.
Entre los padecimientos crónico-degenerativos, destacan los siguientes: obesidad, enfermedad cardiovascular y cerebrovascular, hipertensión arterial y diabetes mellitus, además de cáncer pulmonar, cáncer cérvico-uterino, cáncer de mama y cáncer de próstata; así como úlcera gástrica y duodenal, insuficiencia renal, várices, cirrosis hepática, trastornos oculares como el glaucoma o pérdida de la visión, así como los problemas articulares y de los tejidos blandos; depresión, trastornos de la personalidad, demencias e incluso caries y enfermedad parodontal.
Así de entrada, observamos que la lista es larga y abarca un sinnúmero de enfermedades que afectan a un sector importante de la población, producto, en gran parte, de una alimentación deficiente y de la falta de ejercicio, es decir, por llevar una vida sedentaria.
De modo que si analizamos fría y objetivamente la situación, llegaremos a la conclusión de que, si no es que todas, las enfermedades que padecemos son consecuencia de una alimentación inadecuada, no obstante que muchos especialistas en medicina atribuyen algunos padecimientos al estrés con que desarrollamos nuestras actividades cotidianas, con el afán de cumplir una jornada que no sólo abarca las obligaciones laborales, sino aquellas vinculadas con la atención que demanda la familia en todos los aspectos.
En lo personal, me llama la atención la forma en que las instituciones del sector salud se abocan actualmente a la prevención de enfermedades, y es que no perdamos de vista que, en un futuro cercano, de continuar presentándose el índice de enfermedades crónico-degenerativas como hasta ahora, no habrá presupuesto que alcance para dar espacio a todos los pacientes que requieran hospitalización y servicios especializados para, por lo menos, acceder a una mejor calidad de vida a través del tratamiento adecuado.
Sin embargo, no habría necesidad de llegar a esos extremos si los padres buscáramos la mejor información y orientación para brindarles a los hijos diversas opciones para alimentarse adecuadamente, de tal forma que, incluso, se disfrutara la hora de compartir la mesa con un menú variado y, a la vez, atractivo, que motive a los pequeños a consumir lo que se prepara en casa.
Después de todo, cabría hacer énfasis en que, entre algunas de las recomendaciones que hacen instituciones de salud como el ISSSTE, para lograr una alimentación correcta, destaca la de, siempre que sea posible, comer en familia y en un ambiente agradable, pues la convivencia entre sus integrantes contribuye también al bienestar.
Recordemos, además, que uno de los legados más importantes que podemos dejar los padres a los hijos está el de inculcar hábitos positivos como el de pugnar siempre por una alimentación saludable, acompañada por la sana costumbre de hacer ejercicio, ya sea caminando en familia o jugando en cualquier espacio. Lo importante es compartir unos minutos de actividad física que nos permitan, además de ejercitar los músculos, reforzar la convivencia y los lazos que nos unen.
Finalmente, si en verdad los padres deseamos cuidar la salud, que es uno de los bienes más preciados a los que aspiramos, tenemos la responsabilidad de inculcar a los hijos la práctica de hábitos alimenticios que les ayuden -y de paso también a nosotros los adultos- a tener una mejor calidad de vida, lo cual sólo se logrará mediante la constancia y la perseverancia de quienes encabezamos la familia.
VIA el siglo de Durango


--
Terapias Granollers
Reiki, masajes, kinesiologia, constelaciones familiares, terapia integrativa, naturopatia, flores de bach, medicina tradicional china, acupuntura, reflexologia podal, osteopatia.
Plaça Arts 10 -Granollers

Movil: 637425287
Web:http://www.terapiasgranollers.com
Blog:http://terapiasgranollers.blogspot.com
Twitter: @terapiesgranoll

Entradas populares