dilluns, 22 d’abril de 2013

¿En qué se diferencia una alergia alimentaria de una intolerancia alimentaria?

de Reflexiones de un pediatra curtido de Dr. Santi

Es muy común la confusión entre estos dos conceptos. Los aclaro de una forma comprensible, o eso creo.

Las alergias alimentarias y las intolerancias alimentarias pueden cursar con síntomas similares, pero se trata de dos afecciones que difieren considerablemente entre sí. Las intolerancias alimentarias, como la intolerancia a la lactosa y la enfermedad celíaca, pueden hacer que una persona se encuentre mal. Pero las alergias alimentarias, no solo pueden hacer que alguien se encuentre mal sino que pueden ocasionar reacciones de riesgo vital. 

Padecer una intolerancia alimentaria implica una (o ambas) de la siguientes dos posibilidades:
  1. el organismo de la persona no puede digerir correctamente determinado alimento
  2. determinado alimento irrita el sistema digestivo de la persona. 
Entre los síntomas de la intolerancia alimentaria, se incluyen los siguientes: náuseas, gases, retortijones abdominales, diarrea, irritabilidad, nerviosismo y/o dolor de cabeza.

Una alergia alimentaria ocurre cuando el sistema inmunitario del organismo, que normalmente lucha contra las infecciones, interpreta que determinado alimento es un invasor. Esto provoca una respuesta desproporcionada por parte del sistema inmunitario: la reacción alérgica, en la cual el organismo libera una serie de sustancias químicas, como la histamina. Esta reacción puede ocasionar síntomas como: problemas para respirar, opresión de garganta, tos, ronquera, vómitos, dolor de estómago, urticaria, inflamación o bajada de la tensión arterial. 

A pesar de que las reacciones alérgicas que ha presentado una persona en ocasiones anteriores hayan sido de carácter leve, siempre existe la posibilidad de que su próxima reacción alérgica sea de riesgo vital. El hecho de ingerir una cantidad microscópica de determinado alimento, o a veces incluso el mero hecho de tocarlo o de inhalarlo, puede desencadenar reacciones alérgicas graves. Por este motivo, una persona afectada por una alergia alimentaria debe evitar por completo el alimento problemático y llevar siempre encima un inyectable de adrenalina (o epinefrina). Contrariamente, muchas personas que padecen intolerancia alimentaria pueden ingerir cantidades reducidas de los alimentos problemáticos sin problemas.


Jaume Guinot
Terapias Granollers

Reiki, Masajes, Kinesiología, Constelaciones familiares, Terapia integrativa, Naturopatía, Flores de Bach, Reflexología podal, Osteopatía.

Plaça Arts 10
08401 Granollers

Movil: 619791539
Twitter: @terapiesgranoll

Entradas populares