dijous, 12 de novembre de 2015

La mayoría de las dietas de Internet no alcanza el mínimo de calorías




Rastreando en Internet te puedes encontrar con cientos de dietas, unas más aconsejables que otras. Sin embargo, la mayoría de las dietas de Internet no alcanza el mínimo de calorías mínimas. La dieta del sirope de arce o la dieta de los colores, en donde solo se pueden comer alimentos de un mismo color ciertos días, son algunos de los casos más representativos de ello. Fue una de las conclusiones que se extrajeron hace unos días en un congreso de atención primaria celebrado en Cataluña.
El médico residente del CAP Salou, Álvaro Araujo, analizó las dietas más populares que circulan en la red, en donde valoró su composición y número de calorías. Entre otras cosas detectó que el 80% de ellas sólo alcanzaban las 800 calorías al día, una restricción demasiado severa si se tiene en cuenta que la cantidad mínima que recomiendan los médicos al día se sitúa en las 1.200 y únicamente para aquellos pacientes que presenten obesidad mórbida o situaciones concretas. La necesidad de una persona adulta sana oscila entre las 1.800 y las 2.100 calorías diarias.
A todo esto hay que añadirle además el desequilibrio nutricional. En ninguna de las dietas analizadas se cumplía la composición perfecta, que supondría un 60% de hidratos de carbono, 20% de proteínas y 20% de grasas.
Aunque el objetivo básico de estas dietas es la pérdida rápida de peso, quizás no debería preocuparnos tanto la celeridad. Con la supresión de alimentos y las restricciones de calorías lo que se consigue es generar una serie de problemas hepáticos y renales, y por lo general lo que se pierde es solo líquidos. De ahí que en lugar de buscar por Internet una dieta quizás lo más conveniente sería ponerse en manos de un profesional para que nos asesorase en materia de nutrición.
Muy optimistas respecto a la alimentación
Lydia Prieto, del CAP de L’Arboç, se encargó de otra de las ponencias de este congreso relacionado con la nutrición. Presentó el resultado de una encuesta hecha a 106 personas sanas con edades comprendidas entre los 18 y los 39 años con intención de conocer en profundidad sus hábitos de ejercicio y de alimentación. Lo que más sorprendió es que la mayoría de los analizados cuenta con una percepción muy optimista sobre su manera de comer. Casi 8 de cada 10 personas aseguró que llevaba una alimentación saludable cuando la realidad es bien distinta. Sólo el 16% de la población puede presumir de ello. Y es que el 40% de la gente no toma frutas ni verduras a diario, algo que puede explicar que el 29% tenga sobrepeso.
Un 24% de los encuestados aseguró ser sedentarios. Otro detalle que resulta chocante es que no aprecian una relación directa entre la actividad y la dieta, ya que las personas que practicaban ejercicio no seguían precisamente una alimentación sana.
En otro estudio que analizó las historias clínicas de casi 30.000 pacientes mayores de 60 años del Camp de Tarragona se comprobó que únicamente el 31,5% realizó el seguimiento recomendable por los médicos, un 13,75 hizo caso omiso y el resto siguió con menos rigor los tratamientos de los profesionales.
Fuente:

Entradas populares