dilluns, 19 de març de 2012

Reiki, católicos y superstición

Guillermo Gazanini Espinoza / 07 de marzo.- En la Nueva Era, el pragmatismo imperante conduce a resultados tangibles en lo que a la salud se refiere. Ante el fracaso de la medicina, los recursos novaerianos ofrecen alternativas fantásticas que juran la obtención de la salud anhelada ante las enfermedades más dolorosas e imposibles de curar a través de la aromaterapia, magnetismo, musicoterapia, fototerapia o alimentos milagrosos que consiguen la salud de forma pronta y expedita. Una forma novedosa ha sido el reiki como terapia restauradora del equilibrio de las energías vitales del sujeto. De origen japonés, datado hacia el siglo XIX, propone el manejo de las energías donde "la persona esté «armonizada» con la «energía vital universal», lo cual le permite servir como un conducto para ella. Se dice que hay tres niveles diferentes de armonización. En los niveles superiores, uno puede canalizar supuestamente la energía reiki y realizar curaciones a distancia, sin contacto físico".
En mayo de 2009, el Comité doctrinal de los obispos de los Estados Unidos publicó unas directrices, tal vez las más completas al respecto, orientando a los católicos involucrados con el reiki. La exposición contundente lleva a la conclusión de la incompatibilidad del cristianismo con el reiki, afirmando que cualquier católico que deposita su confianza en él, "estaría actuando en la esfera de la superstición" que corrompe la "adoración personal de Dios, ya que conduce el sentimiento religioso personal y la práctica hacia una dirección equivocada".
El Comité del Episcopado de los Estados Unidos determina: "Dado que la terapia reiki no es compatible ni con la doctrina cristiana ni con la evidencia científica, no sería apropiado para las instituciones católicas -como aquellas encargadas del cuidado de salud o los centros de retiro- o para las personas que representan a la Iglesia -como los capellanes católicos- promover o prestar apoyo a la terapia reiki".
Algunos puntos interesantes de las directrices de los obispos de la Conferencia de los Estados Unidos señalan que el reiki es usado por creyentes de diversos credos porque es una técnica. Lo que quiere es el "restablecimiento" de un equilibrio perdido manifestado en la enfermedad. La energía vital, por lo tanto, debe fluir a través de las manos del terapeuta para facilitar una "energía vital universal" que supone, como antecedente, alguna especie de iniciación para los canales, es decir, los terapeutas, y ser óptimos en la conducción de las energías manipuladas.
Los obispos afirman en las directrices de 2009 que gran "parte de la literatura sobre el reiki está llena de referencias a Dios, a la Diosa, al «poder de curación divino» y a la «mente divina». Afirman que la energía vital procede directamente de Dios, la «Inteligencia Superior» o la «conciencia divina». Asimismo, las diversas «armonizaciones» que el practicante de reiki recibe de un Maestro reiki se logran a través de «ceremonias sagradas» (que tradicionalmente han sido mantenidas en secreto por los Maestros reiki). Además, se describe frecuentemente al reiki como un «modo de vivir», con una lista de cinco «preceptos reiki» que prescriben una conducta ética apropiada".
Los obispos no dudan en concluir que el reiki no tiene bases científicas puesto que su cosmovisión está "permeada por esta «energía vital universal» (reiki) que está sujeta a la manipulación por el pensamiento y la voluntad humanos… La «energía vital universal» es desconocida para la ciencia natural. Como la presencia de tal energía no se ha observado por los medios de la ciencia natural, la justificación para estas terapias debe provenir necesariamente de algo diferente a la ciencia".
Para los cristianos, el poder de la curación es dinámico a través de la oración a Cristo como Salvador del mundo. El peligro deriva hacia una cristianización del método reiki provocando sincretismos al invocar, de forma complementaria, el nombre de Dios. "El reiki y otras técnicas terapéuticas similares no pueden identificarse con lo que los cristianos llamamos curación por la gracia divina…Ni la Escritura ni la tradición cristiana en su conjunto consideran el mundo natural como algo basado en la «energía vital universal» que quede sujeto a la manipulación por parte del poder natural humano del pensamiento y de la voluntad. De hecho, esta cosmovisión tiene sus orígenes en las religiones orientales y tiene un cierto carácter monista y panteísta, en el que las distinciones entre uno mismo, el mundo y Dios tienden a diluirse."
Carente de fundamentos científicos y médicos, el reiki es una de esas tomaduras de pelo en la que muchos caen debido a necesidades muy graves de su existencia. Y para el creyente hay implicaciones más importantes a decir de los pastores estadunidenses, "un católico que pone su confianza en el reiki estaría actuando en la esfera de la superstición, tierra de nadie que no es la fe ni la ciencia. La superstición corrompe la adoración personal de Dios, ya que conduce el sentimiento religioso personal y la práctica hacia una dirección equivocada. Dado que a veces la gente cae en la superstición por ignorancia, es responsabilidad de todos los que enseñan en el nombre de la Iglesia eliminar tal ignorancia en la medida de lo posible… La terapia reiki no es compatible ni con la doctrina cristiana ni con la evidencia científica".
periodistadigital.com



--
Terapias Granollers
Reiki, masajes, kinesiologia, constelaciones familiares, terapia integrativa, naturopatia, flores de bach, medicina tradicional china, acupuntura, reflexologia podal, osteopatia.
Plaça Arts 10 08401-Granollers
Movil: 637425287
Web:http://www.terapiasgranollers.com
Blog:http://terapiasgranollers.blogspot.com
Twitter: @terapiasgranoll

Entradas populares