diumenge, 15 de juliol de 2012

LA ENFERMEDAD, UNA AYUDA VALIOSA


Una enfermedad también es una ayuda valiosa.
Paracelso ya sabía que toda curación viene de dentro.
De la misma manera que una forma negativa de pensar y vivir influye sobre el cuerpo y lo enferma, así también una forma de pensar y vivir positiva puede aliviar, curar y proporcionar salud; pues si pensamos positivamente, de forma desinteresada, es decir, divina, nos comunicamos con las fuerzas divinas y como consecuencia de ello las energías divinas pueden fluir incrementadamente al alma y finalmente también al cuerpo. Pensar y vivir positivamente es la clave para la salud interna y externa.

Ciertamente es bueno ayudar a un cuerpo debilitado y enfermo con remedios médicos, por ejemplo con medicinas naturales, para que los mecanismos de autocuración que se han paralizado, vuelvan a activarse y el cuerpo reciba un apoyo adicional. Pero para conseguir una curación verdadera, profunda y permanente, es preciso eliminar las causas de la enfermedad, las causas internas que llevaron a que el cuerpo enfermara. Toda sanación viene desde el interior, esto ya lo sabía Paracelso. La condición para ello es que el enfermo desee reconocer y dejar el comportamiento erróneo causante de su enfermedad. Cada enfermedad y cada malestar corporal nos quieren decir algo.
Las molestias y los síntomas son indicaciones para encontrar la raíz, que es el complejo de energía negativa que impide que fluyan las fuerzas espirituales en el organismo. Por eso una enfermedad del cuerpo puede ser una ayuda valiosa para buscar la raíz de lo que se opone a la armonía en nosotros y limita la eficacia de las fuerzas etéreas. El auto-reconocimiento es entonces el primer paso para la mejoría. Esto es válido en el sentido ético y repercute también en el transcurso posterior de la salud.
Una vez que hayamos reconocido las causas negativas que han conducido a la enfermedad y que hayamos visto nuestro comportamiento erróneo, se trata de borrarlo, es decir, transformarlo. Si lo queremos sinceramente porque nos duelen nuestros actos -y no en primer lugar porque queremos curarnos-, entonces sentiremos una sensación de arrepentimiento en nosotros y nos propondremos cambiar el comportamiento negativo y no volver a repetirlo.
De la publicación: "Origen y formación de las enfermedades". Gabriele Wittek. Editorial Vida Universal.


Antonia Vallés. Homeópata
Terapias Granollers
Reiki, masajes, kinesiologia, constelaciones familiares, terapia integrativa, naturopatia, flores de bach, medicina tradicional china, acupuntura, reflexologia podal, osteopatia, homeopatía.
Plaça Arts 10 08401-Granollers
Movil: 616 775 869
Web:
http://www.terapiasgranollers.com
Blog:
http://terapiasgranollers.blogspot.com
Twitter: @terapiasgranoll

Entradas populares